Google Edition programa el fin de la piratería digital

La Feria del Libro de Francfort, que tiene un apartado dedicado al libro digital y toda su industria es el foro elegido por Google para anunciar la puesta de largo de su Google Editions.

El editor en abierto que el gigante de las búsquedas en Internet lleva anunciando desde hace casi un año. El sistema se plantea como una plataforma segura y definitiva en la lucha contra la piratería digital.

El anuncio en la feria confirma que Google planea colgar un catálogo de libros digitales formado por 400.000 títulos. De todas formas, Google Editionssólo estaría disponible en el buscador para los usuarios de Estados Unidos en una fecha aún no concretada, pero siempre antes del final de 2010.

Declaraciones de un portavoz de la compañía dieron a entender que la plataforma americana estaría disponible en unos días. En Europa, Google Editions sólo estará operativa antes del verano de 2011, sin fecha concreta también.

Según fuentes de Google, el principal problema de la puesta en marcha del supereditor no es tanto el volumen de títulos o la selección, sino, como es habitual el tema de los derechos de autor. Google dice que está negociando ahora mismo con 35.000 editores de más de cien países.

Google Editions se apoya en una plataforma de la propia marca, Google Books, con el que ha digitalizado libros de los temas más variados, bajo unos acuerdos con bibliotecas y editoriales de todo el mundo.

Este sistema permitirá la descarga de libros electrónicos casi en cualquier plataforma conocida, incluso hasta en el televisor del salón de casa.

Una de las bondades del proyecto de Google Editions es que aparentemente se vencería a la piratería de las ediciones. Google tendría los datos personales de los usuarios que descargaran sus libros. Algo que a las editoriales les sonará a música celestial.

4 Comentarios

  1. Pero, ¿no se trataba de un sistema en el que se accedía a los libros sólo vía web?

    Si van a permitir las descargas, se entiende que tienen que contar con la infraestructura existente: o Amazon y su DRM, o ePub y ADE en sus distintos sabores. Se supone que si hay descargas, es para que los usuarios puedan leer sin conexión a Internet con los medios existentes.

    Si es así, si se usan los crackeados medios existentes, no hay forma de impedir la copia no autorizada. Se crackea el DRM, se limpia el archivo, se pone en circulación.

    Cuando el primer Kindle no permitía acceder a las tripas del dispositivo, en teoría protegía los archivos al estar dentro del circuito cerrado whispernet. Eso cambió, los archivos resultaron accesibles… y Amazon tiene que convivir con la copia no autorizada.

    En cuanto un archivo con ADE (me parece difícil un acuerdo Amazon-Google, porque son rivales por completo) sea descargado, el riesgo de crackeo está ahí. Por otra parte, si el libro no se descarga y sólo se lee con navegador, una parte importante del parque de ereaders no lo puede leer. De hecho, lo lógico sería que Amazon no lo permitiera con sus kindles, más que nada porque corre con el gasto de la conexión a Internet para que la aproveche el rival.

    No sé, es pronto para afirmar que «se ha vencido a la piratería», e Internet tiene memoria (el propio Google y su caché). Muchos lo afirmaron antes, y se comieron sus palabras entre pan

  2. Creo que respecto a lo que llaman pirateria la coalicion del copyright pretende que puede reducirse a su minima expresion si se neutralizan sitios y procedimientos para el hallazgo e intercambio de materiales.

    Continuan pues en la misma linea que condujo a cargarse a Napster, aunque, de paso, han reclamado y obtenido medidas legislativas y posibilidades administrativas que, de proponerselo, permitirian la identificacion y «tratamiento» individual de internautas por el mero hecho de «traficar» con materiales bajo copyright.

    En este contexto, la oferta de Google como super-intermediario puede implicar su disponibilidad para identificar y/o entorpecer el trafico privado de «contenidos», puesto que puede contar con informacion suficiente como para hacerse una idea muy clara sobre que clase de contenidos se buscan y comunican desde/hacia qué IP.

    Si Google entra en escena en «la lucha contra la pirateria» incluso el venerable e-mail podria quedar vedado como ultimo refugio por el mero expediente de no procesar los mensajes bajo cifrado.

    Tambien los sitios de almacenamiento y servicios en la nube podrian verse intimados a un proceder similar.

    En este tenebroso panorama a lo 1984 tan solo quedaria la opcion de recurrir a discos opticos y memorias USB, pero si todo lo anterior se materializa no se puede descartar la obligatoria inclusion en los PCs de programas de inspeccion y vigilancia, una suerte de antivirus al reves.

  3. Esperemos que no tengas razón porque da pánico. Aunque no suena disparatado, desde luego. Eso sí, si fuera así espero que Google tenga previsto poner una coma entre don’t y be evil.

Comments are closed.