-

¿No han nacido y ya están muriendo los eReader?

ereader

Esta misma mañana hablando con un amigo sobre este mundillo 2.0, quiere montar un portal (web/blog) para la empresa en la que trabaja, le he dado mi opinión sobre el tema social Media, pero esto no es lo importante, a sabiendas que mi empresa me ha proporcionado un equipo Mac para trabajar, mi amigo me ha pedido ayuda para comprar su equipo Mac, la parte importante es cuando me ha dicho que quería combinar ese equipo Mac con un iPad, para leer eBooks o algo parecido.

Al leer iPad me he puesto nervioso y le he dicho que primero se interese por el ordenador y que para el iPad se espere, al decir esto, su respuesta fue: “Yo es que del tema eReaders no tengo ni idea”

Ni mucho menos me estoy burlando de él (Jordi si me lees sabes que te admiro :P), pero esto me hace reflexionar sobre los eReader y cómo la gente ve estos productos.
Cuando hablo con mis padres, el concepto eReader les resulta ambiguo. Entienden que lo normal es una evolución en este campo, pero me he dado cuenta que los eReader (lectores digitales o lectores de eBooks), tienen una serie de limitaciones que no les convierte en atractivos al público y en concreto a mis padres o al resto de familiares; los miran, toquetean, pero nos les llama la atención, lo mismo pasa con mis amigos, se les ve en los ojos que que su experiencia con ellos no es agradable, nada intuitivos, poco claro, lentitud…

La respuesta que siempre recibo es: “Para qué me voy a gastar mas de 200 euros en un eReader, cuando por lo mismo tengo un netbook con el que puedo incluso trabajar”, “Para lo poco que leo me compensa un equipo que me permita hacer otro tipo de cosas, por ejemplo ver series”, “Entiendo las ventajas de la pantalla esa “rara”, pero es absurda la relación de: Más por menos”

En definitiva, me veo en la tesitura de decir que los eReader -salvo que ofrezcan un extra- están destinados al fracaso. Reconozco que no he descubierto la pólvora, pero cuando bajo de mi nube tecnológica y me encuentro con la realidad, descubro que el común de los mortales prefiere otros dispositivos, donde la diversidad de tareas le hace ser únicos.

Sin ir más lejos, el otro día me invitaron a la presentación del nuevo SmartBook de HP, el Compaq Airlife 100, una especie de netbook con sistema operativo android y con pantalla táctil. Este equipo puede parecer extraño, pero mi madre es una persona que apenas trata con equipos tecnológicos y cuando la dejé navegar a sus anchas con este equipo de HP me sorprendí, en menos de una hora, tenia una hoja de papel llena de información que había encontrado mientras navegaba por internet, un podcast descargado, 3 imágenes guardadas, 4 web guardadas en favoritos, me mandó un mail para que le mirara una cosa desde mi ordenador y con la sonrisa en la cara de ver que esos 60 minutos que había pasado tranquilamente ante un equipo nuevo, habían sido muy rentables.

Conclusión:

Gente como mi madre, es la que más abunda en el futuro mercado de compradores de dispositivos electrónicos y en concreto de los eReader, pero necesitan una serie de cosas para que acaben comprando un eReader, un aliciente que justifique la compra (si es que se le puede llamar eReader)

  • Pantalla táctil
  • Conectividad 3G
  • Sistema Operativo abierto (que permita descargar cualquier elemento sin limitaciones, sin restringir el acceso al Android Market o impedir la instalación de aplicaciones de terceros)
  • Teclado físico y/o virtual
  • Formato Slim (delgado y liviano)
  • Precio razonable
  • La pantalla de 10 pulgadas (max)
  • La tecnología LCD es fantástica, pero el futuro está en las Mirasol Pixel Qi
  • Puertos USB para diferente hardware
  • Precio no superior a los 300 euros

A muchos les parece una tontería, pero ya son muchas las personas que me han comentado que un eReader se les antoja limitado, les gusta leer, el dispositivo que les gustaría tener parte siempre con la idea de una pantalla como la Pixel Qi o Mirasol.

El problema que encontramos ahora, es que los eReader como tal, evolucionarán a equipos híbridos -al menos así debería ser- y un eReader normal será un producto minoritario para gente que tenga necesidades muy marcadas y su única pretensión sea la lectura. Se ha pasado al concepto Navaja Suiza, en el cual yo también creo.

Lo último...