Twitter y Facebook están empezando a cerrar acuerdos con diferentes bancos y aplicaciones financieras para incluir pagos y transferencias bancarias desde su interfaz. Una vez más los cambios en la tecnología nos ponen en guardia frente a lo nuevo, pero hay que estar tranquilos y analizar ventajas y desventajas de estos cambios, que sucederán queramos o no.

Fuente:  NewCycle
Fuente: NewCycle

¿Pueden dos redes sociales con millones de usuarios convertirse en los bancos del futuro? Partiendo de la base del uso masivo de redes sociales, con un 60% de los usuarios de Internet contando con una cuenta en Facebook para dar un dato concreto, es de esperar que se utilicen estas plataformas para los negocios. El futuro apunta a las transferencias bancarias desde la red social.

Diferentes formas de interacción

Las redes sociales y los servicios financieros están trabajando juntos de diferentes formas. Una de las más sencillas es la que relaciona al cliente directamente con la entidad a través de apps de Home Banking. Otra más compleja es la de utilizar las redes sociales como vehículo para acceder a servicios directamente desde las cuentas en redes sociales, ya sean inversiones o préstamos, todo desde una interfaz rápida.

Otra de las aplicaciones que relaciona redes sociales y bancos es la de las plataformas independientes, como ka-ching que fue creada por Facebook y el Commowealth Bank de Australia. Es un sistema de pagos a terceros y amigos de Facebook que sirve como herramienta de pago seguro a través de Internet.

Ahora Twitter está trabajando en un acuerdo para ofrecer un servicio de pago global desde los tuits. Se trata de un trabajo conjunto con el Groupe BCPE de Francia y permitiría transferir dinero rápidamente gracias a S-Money, la aplicaciones de Groupe BCPE para pagos mediante mensajes de texto.

¿El futuro de las transferencias bancarias está en las redes sociales?