Una de las ventajas, en los inicios de Tuenti, fue precisamente su capacidad de concentrar y delimitar cual era su público objetivo. Sin embargo, con el paso del tiempo, esta ventaja, teniendo en cuenta a la feroz competencia que vive en un entorno globalizado se ha convertido más en un contra que un pro. Y parece que los que gestionan Tuenti se han dado cuenta, y pretenden ahora saltar la frontera española ofreciendo sus servicios a usuarios extranjeros.

Así, desde ya, no solo aquellos que viven en España pueden formar parte de Tuenti, sino quee s una red social, evidentemente sigue funcionando lo de la invitación, ya a nivel global.

Aunque bajo mi punto de vista no creo que Tuenti llegue a ser un Facebook, la verdad es que ciertos puntos de América Latina pueden ser un target específico bien delimitado, al tiempo qeu se permite conectar a los usuarios españoles con los amigos de fuera.