Amazon elimina de los Kindles de sus usuarios varios libros

20090717-t3722tnq7c2dqs2sk459g7mgdn

La noticia viene del contienente americano motivada por Amazon la empresa encargada de comercializar el Kindle. La editorial MobileReference cambió de idea sobre ofrecer sus títulos en formato digital para los Kindles del portal americano, y Amazon ni corto ni perezoso tomó la decisión de eliminar las copias adquiridas por sus usuarios, pero devolviendo el dinero a todos ellos (Estaría bueno que no lo hicieran…). Los dos títulos son: «Rebelión en la granja» y«1984», dos libros que estaban  en su catalogo de eBooks a la venta y a su vez en los kindles de los compradores de dichos libros.

Es increíble, con esto Amazon ha demostrado que a pesar de que compres un libro en edición digital, realmente no eres dueño de esa copia y que gracias a la conectividad que ofrece el Kindle, el portal americano puede eliminar de un plumazo aquellos contenidos que quiera y sin previo aviso. Para eso, que pongan un precio de alquiler o que estipulen unas cuotas mensuales.

Estas cosas me dan algo de miedo; que una empresa pueda decidir si eliminar un contenido de tu propiedad, sin preguntar y con el agravante de estar adquirido de forma legal. Me pregunto qué haría la gente si esto mismo se hiciera pero con ediciones impresas de sus libros.

El debate de nuevo vuelve a estar servido:

  • ¿Quién protege al consumidor?
  • ¿Hasta qué punto es legal que una empresa pueda hacer esto?
  • ¿Si fueras tu el afectado/a denunciarías?
  • ¿Esta forma de eliminar al comprador de cualquier derecho que opinión os merece?
Vía: ghacks

2 Comentarios

  1. ¡PERO BUENO! Qué descaro…

    Si lo hicieran con los libros impresos volveríamos a la Inquisición…

    (Esto es un poco off topic pero tiene que ver con lo del Watching me, watching you. Yo desde que he venido a Bristo me siento súper observada, hay cámaras en todos los sitios, en el bus, en el curro (ex-curro más bien), etc etc… )

  2. Pues creo que esto es igual que la inquisición, pero sólo por intereses editoriales. Lo único que tengo claro es, que si yo compro algo, ese «algo» es MIO.

Comments are closed.