-

Apps de Stalkerware poco éticas ofrecen a los padres herramientas para espiar a sus hijos

Navegar por la red, si no se hace de forma adecuada, puede traer importantes disgustos. Esto aún es peor cuando se trata de nuestros hijos. Para evitar situaciones no deseadas, es posible hacer uso de herramientas que permiten a los padres espiar a los hijos sin que estos lo sepan. Avast ha realizado un estudio de las nueve herramientas de este tipo más utilizadas para determinar su comportamiento. Todas ellas suelen ofrecer las siguientes funcionalidades.

  • Supervisión de aplicaciones de mensajería y SMS
  • Seguimiento y grabación de llamadas, así como acceso a los registros de llamadas y a los registros eliminados
  • Seguimiento de la ubicación
  • Acceso a archivos multimedia como imágenes, vídeos, audios
  • Monitorización de diferentes redes sociales
  • Supervisión de la navegación web y acceso al historial, pudiendo acceder al micrófono en segundo plano para grabar ruidos o conversaciones
  • Control remoto del smartphone y bloqueo de sitios web o apps para que no puedan utilizarse en el teléfono
  • Comprobación del uso de apps del propietario del dispositivo

El análisis de Avast descubrió que los mensajes utilizados por las aplicaciones de Stalkerware para racionalizar su uso incluían:

  • Alarmismo: Muchas de estas aplicaciones emplean tácticas centradas en el miedo, en las amenazas tanto online como offline y en lo que les podría ocurrir a los niños, como el ciberacoso, el acceso a contenidos inapropiados y la exposición a ciberdelincuentes. Emplean estadísticas para destacar las diferentes amenazas reales o emocionales a las que pueden enfrentarse los más pequeños.
  • Apelar a la emoción: La mayoría de estas apps tratan de reforzar en el usuario potencial los sentimientos de ansiedad y preocupación que ya pueden estar sintiendo.
  • Promesa de beneficios: Estas apps tratan de racionalizar su uso diciendo que pueden ayudar a «mantener a sus hijos en el buen camino».
  • Una sensación de mayoría: Estos sitios web utilizan frases que dan a entender que otras personas están utilizando sus apps con buenos resultados, señalando que las utilizan entre 100.000 y 3 millones de usuarios. Por ejemplo, una de las aplicaciones señala de forma incoherente que cuenta con 100.000 y con 2 millones de usuarios en la misma página, lo que hace que la información sea aún menos creíble. Esta incongruencia debería ser una señal de alarma para los usuarios de cualquier aplicación.
  • Reseñas falsas de los usuarios: cuatro de las nueve aplicaciones de Stalkerware analizadas tienen reseñas de usuarios que probablemente son falsas. Por ejemplo, en algunos sitios web, las mismas reseñas, palabra por palabra, se atribuyen a personasdiferentes, y en un caso se utilizaron las mismas reseñas en dos plataformas «competidoras». En otro ejemplo, se reutilizó la misma reseña incluida en la aplicación de Stalkerware en otra aplicación no relacionada, lo que pone en duda la autenticidad de estas reseñas.

Los niños necesitan consejos y ayuda de sus padres para estar seguros

Avast ofrece los siguientes consejos y recomendaciones para que los padres sepan cómo abordar los temas de seguridad online con sus hijos:

  1. Es recomendable informarse sobre las redes sociales que son tendencia entre los niños y adolescentes, y sus condiciones de privacidad. Hay que ir un paso por delante para ayudar a los niños a mantenerse seguros.
  2. Predicar con el ejemplo. Si nuestros hijos ven que compartimos fotos de ellos sin su permiso, ¿por qué iban a abstenerse de compartir fotos de ellos mismos o de otros? A la hora de compartir fotos de nuestros hijos, se aconseja tomárselas de tal forma que se les vea de espaldas o con la cara borrosa. Además, siempre hay que pedir el consentimiento del niño antes de publicar una foto suya.
  3. Hay que explicarles lo que es la información personal, educar a los niños sobre lo delicados que pueden ser los datos y el tiempo que pueden perdurar en Internet, así como establecer las expectativas en lo que respecta a compartirlos. Es aconsejable preguntarse qué está bien y qué está mal queun niño comparta en Internet, y conversar sobre ello. En caso de que los hijos sean mayores, también se debe hablar con ellos sobre el sexting y las imágenes privadas. Conversar sobre cómo pueden ser utilizadas en su contra, tanto por la persona que las recibe como por otras.
  4. Hablar con los más pequeños sobre los riesgos de los desconocidos en Internet. Deben conocer las diferentes formas en que un extraño puede comunicarse con ellos en Internet y saber cómo reaccionar en caso de que esto ocurra.
  5. Enseñar a los niños a establecer contraseñas seguras. Una contraseña fuerte, o frase de contraseña, debe ser larga y compleja, y estar formada por caracteres especiales, números y letras tanto minúsculas como mayúsculas.
  6. Explicarles qué es el phishing y las mejores prácticas para evitarlo. Los niños no deben hacer clic en los enlaces que reciban por correo electrónico o en las redes sociales de fuentes desconocidas. Si se les pide que introduzcan datos personales en un sitio web, deben introducir la URL manualmente en el navegador en lugar de hacer clic en un enlace.
  7. Instalar un software antivirus en los dispositivos de los niños. Los niños son tan propensos (o más) como los adultos a pulsar en enlaces sospechosos, por lo que es mejor asegurar que los dispositivos están protegidos por si lo hacen.
  8. Configurar YouTube y los videojuegos en un «Modo Restringido», que filtre los contenidos inapropiados para los niños.
  9. Revisar con los hijos la configuración de la privacidad en las redes sociales y comprobar los permisos de estas aplicaciones. Explicarles por qué es importante restringir el acceso de las apps a sus datos.
  10. Mantener una escucha activa con los menores.Es bueno hacerles saber que siempre pueden acudir a un adulto para cualquier cosa relacionada con Internet, indicándoles que, aunque hayan infringido las normas, no tienen nada que temer.
  11. A diferencia del Stalkerware, que se utiliza sin el consentimiento de la víctima, las aplicaciones de control parental pueden ser beneficiosas para mantener la familia a salvo, siempre y cuando sean utilizadas de la forma correcta. Las herramientas legítimas de control parental son perfectamente visibles para el niño en su dispositivo y es recomendable que los padres hablen sobre su uso con él o ella antes de activarlas. Para que los niños entiendan y den su consentimiento, es muy importante mantener conversaciones familiares sobre la seguridad frente a los contenidos inapropiados, limitar el tiempo en pantalla para mantener el bienestar y garantizar su seguridad cuando están en línea.

Lo último...