El Gran Ayatolá de Irán, Naser Makarem Shirazi, publicó un comunicado en donde considera que la conexión de datos móviles vía 3G es una violación de las normas humanas. Parece que la labor de modernizar Irán que busca llevar a cabo el presidente iraní Hassan Rohani ha comenzado a encontrarse con grandes trabas desde la religión y las costumbres ancestrales.

Rohani hizo un llamamiento a los clérigos de Irán para conseguir una mayor tolerancia con Internet y las conexiones 3G para evitar que el país cierre sus puertas al mundo, sin embargo la respuesta del Ayatolá ha sido bastante directa en oponerse a las ideas modernizadoras de Rohani.

La inmoralidad de Internet

Es curioso que el Gran Ayatolá Naser Makarem Shirazi haya advertido desde su página web que las conexiones 3G llevarían a los usuarios a la depravación y a la descarga de fotos inmorales. También sostuvo que las conexiones implicarían mayores peligros de espionaje entre los iraníes.

Los teléfonos inteligentes fueron el principal medio de expansión de las redes 3G y desde 2007 hasta la fecha se pueden encontrar redes de conexión de datos en casi todo el mundo, sin embargo siguen existiendo zonas en las que se resisten a los avances tecnológicos.

Los comentarios del Ayatolá llegaron después de que la empresa Irancell empezará a probar las redes 3G en universidades y oficinas estatales. Parece que al líder religioso del país no le gusta para nada la posibilidad de ampliar la conectividad de los iraníes.

En su página web el Gran Ayatolá dijo “no se me debe considerar como alguien que está en contra de la tecnología. Pero las tecnologías que vienen de occidente son como el agua fangosa e insalubre. El agua es vida, pero si está turbia hay que purificarla”.

Por lo visto Irán tendrá que enfrentarse a algunos cambios religiosos antes de poder disfrutar plenamente de las bondades de Internet y las conectividades 3G.

1 Comentario

Comments are closed.