El 75% de los españoles va a la farmacia antes que al médico

Hasta el 86% de los usuarios confían en las recomendaciones de su farmacéutico.

Con la bajada de las temperaturas y el invierno acechando, son muchos los españoles que han empezado a experimentar las consecuencias del inminente cambio de estación y han desarrollado anginas, resfriados y otras enfermedades gripales.

Una realidad que el comparador de seguros de salud Acierto.com ha aprovechado para analizar cómo nos manejamos ante tal contexto. Desgraciadamente, su informe revela que más de la mitad de los españoles se automedica, y que hasta el 75% va antes a la farmacia que al médico. De hecho, hasta el 86,3% confía en las recomendaciones de su farmacéutico.

Y aunque su cometido es imprescindible a la hora de garantizar que los datos que recibe el cliente es acertada, lo más apropiado es consultar al médico, al especialista. Los porcentajes, no obstante, varían en función de la “gravedad” que se atribuye a la enfermedad. De hecho, el 35% de los que recurren a este profesional lo hace de forma habitual para “patologías menores”.

La automedicación, otra práctica frecuente

Por otra parte, la encuesta revela que 7 de cada 10 españoles se automedican cuando les duele la cabeza, y no todos se encuentran correctamente informados ni lo hacen de forma autorresponsable. Tal es así, que muchos recurren al botiquín doméstico, donde hasta el 43% guarda los medicamentos que le sobran para próximas ocasiones (el 46% los lleva a un punto especializado y el resto los tira a la basura) y tampoco revisa su caducidad.

Si hablamos de automedicación, no podemos dejar de comentar que hasta el 11% de los afectados por un resfriado confía en el criterio de sus amigos y familiares, y que más de 1 de cada 5 prefiere seguir las indicaciones del prospecto antes de las que le ha suscrito el médico. El porcentaje asciende al 34% si nos centramos en los que no respetan la dosis indicada. En definitiva dos actitudes que se encuentran estrechamente relacionadas con el nivel de confianza que sienten los pacientes por los facultativos. De hecho, hasta 7 de cada 10 pacientes buscan información por Internet después de ser diagnosticados. No obstante, se observan diferencias por franja de edad. Por ejemplo, son los jóvenes entre 18 y 24 años los que más se automedican.

Contra la falta de tiempo: un seguro médico

Pero, ¿por qué nos automedicamos o, en todo caso, preferimos acudir a la farmacia? Para el 30% el objetivo es evitar las listas de espera. La falta de concienciación respecto de las consecuencias de la incorrecta administración de fármacos -especialmente los antibióticos, que pueden derivar en resistencias- es otro punto que ha de tenerse en cuenta. Respecto a aquellos que deciden acudir al farmacéutico antes que al médico, el 40% lo hace por falta de tiempo.

Y es que nunca deberíamos sustituir al médico y actuar según nuestro propio criterio. Una buena solución para agilizar todo el proceso es contratar un seguro de salud. Y es que, para empezar, este tipo de póliza permite acceder directamente al especialista; y acelera procesos como operaciones y pruebas. No obstante, puede contar con una pega directamente relacionada con el tema que nos ocupa: las recetas no se encuentran subvencionadas.

Sin embargo, algunos seguros médicos incluyen lo que se conoce como cobertura de farmacia, que cubre parte de los medicamentos y evita al paciente acudir a la seguridad social en busca de las recetas mencionadas. No obstante, existen ciertas limitaciones y especificaciones -cada aseguradora, entre otros, fija la cantidad que reembolsa-. Además, este servicio puede tener carencia y es imprescindible contar con la prescripción del médico.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here