A veces competir con los grandes es difícil. Muy difícil. A veces con mucho empeño, ganas y un poco de suerte se puede sobrevivir, otras no queda otra que tirar la toalla.

Esto es lo que le ha ocurrido a Rubén Díaz fundador de Jisko, una red social similar al Twitter pero a nivel español. La falta de financiación ha impedido que el proyecto siga adelante, a pesar de llevar ya 3 años en eso de las redes sociales y del apoyo de los usuarios.

A veces estas cosas ocurren. Competir con redes sociales a nivel mundial como Facebook o Twitter exige diferenciarse de ellas, promocionarse y tener un público fiel. Y eso junto con la financiación hacen la tarea muy complicada, como ha ocurrido en el caso de Jisko.