Kwangmyong: La intranet que mantiene a Corea del Norte conectada y aislada

En un mundo globalizado donde internet se ha convertido en una herramienta indispensable para la comunicación, el comercio y la información, Corea del Norte sigue un camino radicalmente diferente con su propia red: Kwangmyong. Esta intranet estatal es la única vía digital de acceso para la mayoría de los ciudadanos norcoreanos, diseñada específicamente para mantener a la población informada dentro de los límites establecidos por el régimen.

¿Qué es Kwangmyong?

Kwangmyong, que significa «brillante estrella» en coreano, es una red nacional de información que funciona de manera similar a internet, pero con una diferencia fundamental: está completamente aislada del resto del mundo. Lanzada a principios de la década de 2000, esta intranet fue desarrollada para proporcionar a los ciudadanos acceso a información aprobada por el gobierno, mientras evita la influencia de contenidos extranjeros y potencialmente subversivos.

Características y Contenido

La red Kwangmyong incluye una variedad de servicios y sitios web diseñados para imitar las funciones de internet global, pero con contenido estrictamente controlado. Entre sus características principales se encuentran:

  • Sitios web educativos y académicos: Ofrecen recursos educativos, artículos científicos y material de estudio, todos producidos y aprobados por el estado.
  • Correo electrónico: Proporciona un servicio de mensajería interna que permite a los usuarios comunicarse dentro de la red, aunque con supervisión gubernamental.
  • Bibliotecas digitales: Disponibles para consultar libros, documentos y otros materiales, predominantemente en coreano y centrados en ideología, historia y ciencia conforme a la doctrina del régimen.
  • Noticias y entretenimiento: Canales de noticias estatales y contenido de entretenimiento aprobado, que refuerzan la propaganda y las narrativas oficiales.

Acceso y Uso

El acceso a Kwangmyong está disponible principalmente a través de instituciones educativas, oficinas gubernamentales y algunos hogares privilegiados. La mayoría de los ciudadanos no tienen acceso directo a computadoras personales conectadas a la red; en su lugar, utilizan centros de acceso público, como los situados en universidades y bibliotecas. Estos centros están equipados con computadoras que permiten la navegación dentro de los confines de Kwangmyong.

Propósitos y Control

El objetivo principal de Kwangmyong es proporcionar información y servicios digitales que cumplan con las directrices del Partido de los Trabajadores de Corea, al mismo tiempo que se minimiza la exposición a influencias externas. La red está vigilada de cerca por las autoridades, que supervisan y filtran todo el contenido para asegurarse de que se ajuste a las políticas del régimen. Esto incluye bloquear cualquier información que pueda considerarse una amenaza para la estabilidad política o ideológica del país.

Comparación con Internet Global

A diferencia de la internet global, que ofrece acceso a información diversa y sin censura, Kwangmyong está diseñada para ser un ecosistema cerrado y controlado. Mientras que internet permite la libre expresión y la comunicación global, Kwangmyong se centra en mantener un flujo de información unidireccional que apoya la narrativa oficial y fomenta la lealtad al régimen.

Impacto en la Sociedad Norcoreana

La existencia de Kwangmyong refleja la estrategia del régimen de Kim Jong-un para mantener un control estricto sobre la información y la comunicación. Esta red ha creado una realidad digital paralela para los norcoreanos, donde el conocimiento del mundo exterior está severamente limitado. Sin embargo, también proporciona algunos beneficios, como el acceso a recursos educativos y la digitalización de ciertos servicios públicos.

En resumen

Kwangmyong es una herramienta poderosa para el régimen norcoreano, que permite un control sin precedentes sobre la información accesible a sus ciudadanos. En una era donde la conectividad global es la norma, esta intranet estatal destaca como un recordatorio de las diferencias extremas en el acceso a la información y la tecnología en diferentes partes del mundo. Mientras el resto del planeta navega libremente por internet, los norcoreanos siguen conectados a su «brillante estrella», iluminada únicamente por la información aprobada por el estado.

Últimos artículos

Scroll al inicio