-

Los e-readers están de buen ver

e reader
Seguramente te has pasado muchas horas delante de la pantalla de un ordenador y has experimentado la desagradable sensación del cansancio ocular y la rigidez de los músculos de gran parte de tu cuerpo.

Los aparatos de lectura de libros electrónicos no tienen todos esos problemas que son comunes a los ordenadores personales.

Los oftalmólogos han dado un nombre para los padecimientos ocasionados por la lectura en las pantallas LCD de los PC tradicionales. El llamado ‘síndrome del ordenador’, que ocasiona diferentes grados de inadaptación, con resultados de cefaleas, fatiga de vista y malestares.

Técnicamente, algunas de estas incomodidades se conocen como relacionadas con algunas variantes de astenotipias.

Las soluciones técnicas para la visualización de los e-readers permiten, en cambio, una utilización más natural. Tan natural como la de la lectura de libros de papel tradicionales.

Te voy a dar datos. Los ordenadores personales se llevan muy mal con la luz solar directa sobre sus pantallas. Los reflejos impiden ver con nitidez lo que se impresiona sobre su superficie. Y, por tanto, deben ser operados en interiores o lugares sombríos. Con el problema añadido de tener que utilizarlos con luz artificial e iluminaciones deficientes o indirectas.

Los e-readers, en cambio, no. Su fórmula de tinta electrónica, la famosa e-ink, no emite luz alguna. Es visible con mucha iluminación de ambiente y no agrede al ojo humano como lo hace una pantalla de un PC normal.

Los e-readers tienen además un recurso muy útil que ayuda a enfocar artificialmente los contenidos que se visualizan en sus pantallas. Permiten ampliar el formato de la letra para adaptarla a nuestras necesidades visuales. Algo que se traduce, como digo, en un enfoque artificial.

Los e-readers facilitan así que los músculos que intervienen en los movimientos naturales del ojo no se pongan rígidos o se tensen hasta crearles stress. Sí, un tipo de stress ocular, como suena. Pásate al e-book sin problemas, yo lo veo claro.

Porque, los e-readers están de buen ver.

Lo último...