¿Por qué nos gustan tanto las infografías?

Hoy en día no nos cuesta nada ver una infografía. Nos atrae, nos engancha y siempre queremos ver el final. Una tendencia y una técnica que ahora está de moda y que, nuestro cerebro asimila fácilmente.

La primera ventaja de las infografías es que son recordadas fácilmente, es decir, podemos llegar a recordar mejor una infografía que un gráfico explicado detalladamente. Una técnica visual que juega con una historia que contar.

Además, existen aquellas infografías interactivas, en las cuales el usuario tiene que interactuar para obtener información, por ello, es más probable que recordemos algo con lo que hemos tenido que hacer algo que simplemente mantener fija la mirada.

Dicen que la fotografía es el segundo idioma más universal del mundo después del chino. Y tan cierto es, que somos capaces de recordad una historia contada.

Y es que las infografías están de moda. Es cierto que existe un cierto protagonismo y que están en pleno auge, pero a menudo cabe preguntarse si van a ser del todo fiables. En estos casos, puede que la cantidad de información supere al contenido realmente válido.

Esta herramienta no ha nacido sin ningún fin, sino que tiene un fundamento pedagógico y un proceso de aprendizaje. Éstas nos ofrecen una gran ventaja visual, así como un gran recurso con el que poder introducir imágenes divertidas, texto y en definitiva, conceptos gráficos que nuestro cerebro es más capaz de procesar.  Podríamos incluso considerar estas piezas como una obra de arte, puede estar más o menos elaborada, pero siempre tiene algún elemento atractivo.

infografía

El fin de la creación de las infografías es el entretenimiento, el poder de ser atractivo y que sea legible de manera sencilla. ¿Qué pensáis de las infografías?

Foto|Pinterest