Préstamos rápidos: todo lo que tiene que saber sobre ellos

Hay ciertos momentos en nuestra vida en que hay que hacer frente a algún gasto imprevisto que termina por romper nuestro presupuesto mensual. Se trata de una situación poco deseada y que puede llegar a ser un verdadero problema en el caso de no conseguir ese dinero. Por ejemplo, para hacer frente a la avería de nuestro vehículo o para pagar la factura de algún servicio imprescindible. Cuando esto ocurre, lo primero que se nos viene a la cabeza es acudir a nuestra entidad bancarias en busca de algún préstamo. El problema es que esta solución se puede demorar mucho en el tiempo, además de tener que presentar gran cantidad de papeles e información que hará que el proceso sea aún más lento. Como alternativa a esto, los mini créditos. Una solución cada vez más demandada por aquellos usuarios que necesitan conseguir dinero de forma urgente.

¿Qué son los mini créditos?

Para todos aquellos que no los conozcáis, seguro que esta es la primera pregunta que se os viene a la cabeza. Este tipo de servicios consisten en conseguir dinero de forma rápida y muy sencilla. Se llaman mini créditos debido a que las cantidades solicitadas no suelen ser muy elevadas.

Son muchas las entidades financieras que ofrecen este tipo de servicios, pudiendo contratarlo desde casa sin tener que desplazarnos a ninguna parte. Simplemente utilizando nuestro ordenador o dispositivo móvil. En la mayoría de las ocasiones, la respuesta es inmediata, pudiendo disponer del dinero en nuestro poder en muy poco tiempo.

Diferencias entre crédito normal y un crédito rápido

Aunque a simple vista pudiera parecer el mismo tipo de servicio, a la hora de la verdad el crédito normal y el mini crédito rápido tienen importantes diferentes, siendo la primera y más importante, el tiempo que transcurre desde que se solicita hasta que tenemos el dinero en nuestro poder.

Lo más habitual, cuando se solicita un préstamo a una entidad bancaria, esta suele realizar un estudio del perfil financiero de la persona que solicita el dinero, con el fin de determinar si se le puede aprobar la petición o no. Además, te pueden pedir algún aval, tus ingresos mensuales o que no aparezca en ninguna lista de morosos.

En el caso del mini crédito inmediato, la información que suelen requerir al solicitante es mucho menor. Además de los datos personales, sería necesario indicar los ingresos mensuales con los que cuenta, pero no así el presentar avales para aprobar la concesión. Entre toda esta información que se solicita, conocer los ingresos mensuales tiene sentido ya que, si no ingresa nada, será complicado poder hacer la devolución del dinero prestado.

Otra de las grandes diferentes lo encontramos en la cantidad que suele solicitar. Como ya hemos comentado, los mini créditos están pensados para hacer frente a imprevistos, por lo que las cantidades suelen ser menores. Por contra, los préstamos tradicionales suelen ser cantidades grandes que se solicitan para realizar algún tipo de compra o inversión.

Intereses de la devolución

Cuando se habla de préstamos o créditos, a todo el mundo le viene a la cabeza el tipo de interés que se aplicarán en la devolución. En el caso de estos créditos rápidos, la mayoría de las financieras ofrecen calculadoras en sus portales con los que simular los préstamos y saber así la cuota que tendrán que pagar mensualmente.

Para calcular esto, suele ser suficiente con indicar la cantidad a solicitar, el tipo de interés y el tiempo a devolver. Con esta información, el simulador mostrará por pantalla la cuota mensual. De esta forma, si el resultado entra dentro de vuestros planes, podréis seguir con la contratación del préstamo.

Para concluir, decir que los préstamos en el acto sin requisitos pueden ser nuestros salvavidas en algún momento puntual. Nunca está de más tenerlos siempre presentes por si tuviéramos que hacer uso de este tipo de servicios.

Ir arriba