Probablemente esta noticia nunca nos hubiéramos imaginado que llegaría. Primero, por los cerrados que suelen ser los círculos de la Iglesia, y segundo porque resultaba complejo pensar que fuese a renunciar un Papa. Sea como sea, lo que está claro es que las cosas están cambiando, y que las redes sociales comienzan a influir en todas las esferas. Y en el caso de la máxima autoridad religiosa católica, por si acaso a algún cardenal de los más digitales se les ocurría filtrar información en Twitter alegando que ninguna norma lo prohibía, ya la norma existe, y el Vaticano ha determinado que queda prohibido twittear durante el cónclave

twitter-2-1

O sea, que ni siquiera en Twitter nos vamos a poder enterar de lo que ocurre. Y aunque a mí, sinceramente me trae con poco cuidado lo que pase ese día en el Vaticano, si que me llama la atención el hecho que hayan tenido que hacer mención expresa a este hecho; tanto así que la respuesta es clara, porque le pese a quien le pese Twitter se ha convertido oficialmente en parte de nuestras vidas.

Así que para la próxima que a alguno de esos que critica a las redes sociales con esas razones absurdas como “Desde que hay Facebook ya nadie tiene vida privada” o “Twitter no sirve para nada“, que se acuerde que hasta en el Vaticano les ha preocupado el uso de las redes sociales y han tenido que crear una norma a tal efecto. ¡Apuntado queda!

Más info | All Twitter