La tecnología rusa de vigilancia encubierta copa las ventas en España

La seguridad es un campo donde las empresas están destinando muchos recursos para hacerse con el mejor material que haya en el mercado. En este sentido, la tecnología rusa de vigilancia encubierta y contraespionaje está copando las ventas de sus sistemas en España, según se desprende del último Observatorio Espiamos.

Tecnología rusa de vigilancia, puntera en el mercado

La tecnología rusa de vigilancia es actualmente una de las más punteras de todo el mundo. Esto es gracias en parte a que ha heredado una gran fuente de conocimientos de la conocida como Guerra Fría. Sin ir más lejos, el pasado año, la empresa rusa TS-Market sacó al mercado una micro grabadora de voz que obtuvo el Premio Guinness por sus altas prestaciones con un diminuto tamaño de 37x15x7 mm, un peso de 7 gramos, una batería de 10 horas, 4 Gb de memoria y una capacidad de grabación de vídeo y audio de 150 horas.

Esta empresa soviética, constituida en 2001, fabrica también otros dispositivos de registro, encriptadores de telefonía móvil y servidores de video, por citar algunos de sus equipos. Sus ventas en España han crecido en los últimos meses un 30%, según el Observatorio Espiamos.

Gracias a la famosa trama Trump, los dispositivos rusos han ganado mucho prestigio en los últimos tiempos, a lo que hay que sumar las diversas campañas realizadas para desestabilizar Estados unidos, la supuesta injerencia en las elecciones de Holanda y Cataluña, el apoyo de Rusia a los partidos de extrema derecha en Francia y Austria, y las más recientes denuncias en Reino Unido por parte del Centro Nacional de Ciberseguridad británico, entre otras cosas, ha ayudado a que estos dispositivos alcancen fama a nivel mundial.

El G9 de los fabricantes de equipos de vigilancia encubierta

Según el último estudio del Observatorio Espiamos, que analiza la evolución de las ventas de los 1.500 artículos disponibles en su portal online, nueve países se reparten la fabricación mundial de dispositivos relacionados con la seguridad, vigilancia encubierta y contraespionaje.

Tras el equipamiento Ruso, también destaca los equipos de contramedida de los Estados Unidos destinado al blindaje de información y anuladores de grabación de uso empresarial. Japón también destaca en la fabricación de cámaras diminutas y micrófocos de contacto para la escucha y la grabación a través de paredes. En China nos encontramos el sistema de audio GSM y balizas magnéticas GPS mientras que en Lituania están los detectores no lineales. Taiwán en grabadores digitales portátiles y cámaras de video , Irlanda en transmisores con encriptación y localizadores satelitales, Reino Unido en detectores de frecuencia e Israel en interceptadores y encriptadores de comunicaciones.

El Observatorio Espiamos destaca el hecho de que paulatinamente estos países se estén especializando en estos artículos en un mercado global, en el que, en realidad, hay pocos fabricantes de equipos sofisticados.