Twitter: El discurso de odio en España es menor que en los países del entorno europeo

El discurso de odio no es, en absoluto, un fenómeno novedoso o propio de nuestra época. El ejemplo histórico más claro puede encontrarse en el odio propagado contra las personas judías en el marco del III Reich. No obstante, sí existen ciertas particularidades actuales. La más destacada es su gran expansión a través de unas redes sociales que permiten una comunicación de alcance global, inmediata y sin apenas filtros ni censura. Uno de los ejemplos más dramáticos y recientes son las matanzas a la población rohingya en Myanmar, promovida a través de campañas de odio y desinformación en Facebook.

Esto ha hecho que la preocupación por este problema crezca, sobre todo porque constituye una amenaza grave para la convivencia. La Unión Europea ha encabezado gran parte de la iniciativa para luchar contra este fenómeno: prueba de ello son el “Código” firmado en 2016 por la Comisión Europea y varias empresas prestadoras de servicios de alojamiento de datos, o la Recomendación de la UE 2018/334 de la Comisión Europea, de 1 de marzo de 2018, sobre medidas para combatir eficazmente los contenidos ilícitos en línea.

Cómo medir el discurso de odio

Sin embargo, estas medidas de corte ético no son suficientes por su escasa efectividad, mientras que las medidas legislativas resultan problemáticas por la incuestionable necesidad de seguir protegiendo un derecho tan fundamental como es la libertad de expresión. Así, desde diversos ámbitos se están desarrollando alternativas para contrarrestar el discurso de odio. Y antes de poder enfrentarlo, es necesario medirlo y detectarlo con la mayor precisión posible.

Esta tarea resulta ambiciosa por lo inabarcable de la comunicación digital. Sin embargo, la aplicación de técnicas computacionales que se apoyan en la inteligencia artificial está ofreciendo resultados cada vez más prometedores para poder detectar de manera automática el odio que se extiende en una red social como puede ser Twitter.

Basados en esta premisa, investigadores del Observatorio de los Contenidos Audiovisuales de la Universidad de Salamanca han utilizado los equipos del Centro de Supercomputación de Castilla y León (SCAYLE) para monitorizar el odio contra migrantes y refugiados en los países de la Unión Europea entre 2015 y 2020. De esta forma, han podido analizar casi 850 000 tuits geolocalizados relacionados con estos colectivos, detectando de manera automática aquellos que expresaban odio.

Para ello, se utilizó una herramienta ya validada para entrenar modelos de detección basados en aprendizaje automático supervisado con redes neuronales. Estos modelos consisten en “enseñar” a un algoritmo la detección por medio de ejemplos (en este caso, mensajes con odio y mensajes sin odio). De esta forma se superan algunas limitaciones propias de los modelos no supervisados basados en diccionarios, ya que estructuras propias del sarcasmo o la ironía pueden ser detectadas.

Evidentemente, estos modelos siguen ofreciendo limitaciones, como puede ser la necesidad de adaptarse a los modelos lingüísticos de los diferentes idiomas o a la propia evolución del lenguaje, pero este trabajo supone un avance de gran relevancia por los buenos resultados de fiabilidad arrojados.

Nuestro estudio ha realizado observaciones de gran interés, pues ha permitido generar el primer mapa europeo de discurso de odio contra inmigrantes.

Por otro lado, usando simulaciones derivadas de los datos del Eurobarómetro para cada región europea, una de las principales comprobaciones del estudio es que las actitudes ciudadanas de rechazo a la inmigración están correlacionadas con la cantidad de discurso de odio dirigido hacia estos colectivos en Twitter.

Esto quiere decir que los mensajes que emitimos en redes sociales sirven para conocer la opinión pública, lo que supone una comprobación sociológica relevante y pone de relieve el valor de estos medios para conocer los climas de opinión, sin necesidad de recurrir a datos de encuestas.

Esto permitiría un mejor y más actualizado conocimiento de las actitudes de la ciudadanía a nivel local y regional, lo que permitiría diseñar políticas e iniciativas más adecuadas que faciliten la integración y la convivencia de los extranjeros.

promedio apoyo inmigracion europa 2015 2017
Nivel promedio de apoyo a la inmigración por región europea entre 2015 y 2017 (NUTS 2).
Elaboración propia a partir de los datos de las simulaciones basadas en el Eurobarómetro por Arcila-Calderón et al. (2021), Revista Comunicar

También se ha comprobado que en las regiones europeas con más extranjeros las actitudes hacia estos colectivos son más favorables. Esto implica que el contacto entre locales e inmigrantes favorece la tolerancia, mostrando que el rechazo se deriva de miedos infundados y de estereotipos que no se sostienen cuando se enfrentan con la realidad. No obstante, los datos del estudio no permiten concluir aún que la mayor presencia de inmigrantes esté relacionada con una menor cantidad de discurso de odio hacia este colectivo.

La distribución del odio varía regional y temporalmente

Resulta novedosa la utilización de contenidos geolocalizados, ya que permite realizar un trabajo mucho más detallado comparando regiones, puesto que dentro de un mismo país hay diferencias sociodemográficas que no pueden ser obviadas.

Y lo mismo sucede con la evolución temporal de las muestras de odio, sujeta en gran medida a sucesos con gran impacto mediático. Los investigadores generaron una visualización en formato vídeo en donde se muestra dónde y cuándo se han producido grandes acumulaciones de discurso de odio hacia inmigrantes y refugiados en Twitter entre 2015 y 2020. Evolución de los focos de discurso de odio en Europa entre 2015 y 2020. Fuente: Los autores.

Los principales focos están en grandes ciudades, donde hay un mayor volumen de población, pero llaman la atención otras observaciones, como el efecto del Brexit, que hace que el odio aumente en Reino Unido en 2016; también en los años 2015 y 2016, durante la crisis de refugiados sirios en el Mediterráneo, la presencia de odio online fue más habitual, algo que también sucede a mediados de 2018, en parte a raíz del caso del buque Aquarius que atracó en Valencia tras varios días en el Mediterráneo.

discurso odio twitter europa 2015 2020
El discurso de odio anual en Twitter por regiones europeas entre 2015 y 2020 (NUTS 2).
Autores. Revista Comunicar.

España no sale tan mal parada

Finalmente, entre las diferencias nacionales, destaca la mayor presencia de odio detectada en países como Italia y Grecia, algo que contrasta con los reducidos niveles de odio presentes en España, un país con unas condiciones socioculturales y económicas semejantes. Lo mismo se observa con respecto al apoyo a la inmigración, en el que además destacan las actitudes negativas de los países del este de Europa, como Hungría.

Las explicaciones para estas observaciones son diversas, desde cuestiones históricas a políticas, pero debe subrayarse la buena situación de España. Y es que, aunque el problema del discurso de odio no se puede infravalorar, sí conviene ponerlo en contexto y reconocer que en España las actitudes hacia el inmigrante son mejores que en muchos otros lugares y que, en términos generales, podemos considerarnos un país tolerante.

David Blanco-Herrero recibe fondos del Ministerio de Universidades.

Carlos Arcila Calderón recibe fondos de la Comisión Europea (H2020 y REC) para la realización de los proyectos de investigación

Francisco Javier Jiménez Amores recibe fondos de la Junta de Castilla y León y el Fondo Social Europeo.

Patricia Sánchez-Holgado recibe fondos de la Comisión Europea (H2020) para el desarrollo de labores de investigación.

Cristina Quintana Moreno no recibe salario, ni ejerce labores de consultoría, ni posee acciones, ni recibe financiación de ninguna compañía u organización que pueda obtener beneficio de este artículo, y ha declarado carecer de vínculos relevantes más allá del cargo académico citado.

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Puedes leer el original aquí.

Ir arriba