Los españoles siguen prefiriendo la cocina tradicional y saludable

Vivimos en una sociedad en la que nos falta tiempo para hacer todas las cosas. Esto está afectando negativamente a nuestra forma de alimentarnos. Cada vez es más habitual apostar por la comida rápida en vez de preparar nuestros platos. A pesar de esto, la mayoría de las persona siguen prefiriendo la cocina tradicional al considerarla más saludable, tal y como podemos ver en el artículo publicado en el portal Solorecetas. Se trata de un estudio llevado a cabo por el comparador de seguros Acierto. En él se desvela cuáles son los platos favoritos de los españoles y otras cuestiones relacionadas con nuestros hábitos alimenticios.

La tortilla de patatas, el plato estrella

De esta forma, el 47,5% de los participantes del estudio eligió la tortilla de patatas como su plato favorito, mientras que el 27,8% prefirió la paella. A esta le siguen de cerca el cocido madrileño (10,7%), el gazpacho andaluz (7,8%) y otros ágapes propios de la gastronomía tradicional como las lentejas (6,1%). Pero, ¿cuántas calorías tienen y cómo de saludables son? El cocido es el más calórico –un plato contiene unas 500 calorías–, mientras que uno de paella tiene 379. Las lentejas aportan unas 320 por ración, frente a las 149 calorías de una porción de tortilla y las 46 del vaso de gazpacho.

Pero no solo hay que tener en cuenta el aporte energético, sino el tipo de alimentos con los que se elaboran, las grasas, etcétera. De hecho, tanto la paella como el gazpacho son comidas tremendamente sanas y muy completas. Así como las lentejas (en especial si sustituimos el chorizo por jamón serrano o similar). Apuestan por el aceite de oliva (que aporta ácidos grasos monoinsaturados, polifenoles y vitaminas) así como por las legumbres (ricas en proteínas, frutooligosacáridos y otros), los cereales (una excelente fuente de hidratos de carbono) y las verduras (fuente de vitaminas, minerales y fibra). Si nos centramos en la tortilla de patatas, no obstante, habría que remarcar que podemos cocinarla de un modo más ligero: preparándolas en la vaporera o el horno en lugar de friéndolas. En definitiva y volviendo al quid de la cuestión: un tipo de cocina que se enmarca dentro de la dieta mediterránea y que puede convertirse en el kilómetro 0 de la salud.

Los españoles, ¿preocupados por su alimentación?

Está claro que una buena alimentación es clave para tener una salud a prueba de bomba. A pesar de esto, 1 de cada 6 personas es obesa, aunque el 80% de estas personas ignoras esta situación. Un punto en el que cabe comentar que son muchas las aseguradoras que acaban rechazando a clientes que superan un determinado IMC (superior a 33-34). “También hay que tener en cuenta que los asegurados con problemas de sobrepeso acabarán yendo con mayor asiduidad a la consulta del médico; algo que, por ejemplo, deberían revisar si tienen contratada una póliza con copago para que no les salga caro, comenta Carlos Brüggemann, cofundador de Acierto”.

El estudio también muestra como a casi el 62% de los españoles les preocupan las caloría que toman. El 54% intenta llevar una dieta equilibrada para compensarlo, y un escaso pero no menos alarmante 8% asegura que cuenta las calorías de sus platos. Algo que podría acabar derivando en problemas alimentarios más graves. Por otra parte, más de la mitad de los encuestados asegura haberse puesto a dieta alguna vez (el 58%). El 24% lo hizo en una ocasión puntual, mientras que el 18,5% durante el último año. El 16% de la muestra estaba a régimen durante la encuesta. “En todo caso, en el proceso de ponerse a dieta resulta clave la figura de un profesional especializado, de un nutricionista que nos oriente y nos inculque buenos hábitos alimentarios sin poner nuestra salud en juego”, comenta Brüggemann.

España, país de bares

Solo la mitad de los hombres españoles afirman saber cocinar (frente al 85% de las mujeres); y el negocio de la comida a domicilio se encuentra en plena ebullición -mueve alrededor de 500 y 600 millones de euros al año y ha sufrido un incremento del 7% respecto del año anterior-. Si nos centramos en el tiempo y teniendo en cuenta que al 70% le gusta cocinar, solo 1 de cada 10 tiene tiempo de hacerlo.

Por otra parte, son muchos los que disfrutan de estos manjares fuera de casa. Tantos, que los españoles gastan unos 1.900 euros de media al año en bares, cafeterías y restaurantes. Y no es de extrañar si tenemos en cuenta el amplio abanico de opciones que ofrece nuestro país: hasta 260.000 bares (uno por cada 175 personas); y que nos sitúa a la cabeza de los países con mayor densidad de establecimientos de este tipo del mundo. Asimismo, cabe comentar que, incluso fuera de casa, seguimos prefiriendo la cocina tradicional española -en especial la mediterránea-, la opción favorita para 1 de cada 7 encuestados. En todo caso, los españoles no solo van al bar, sino que el turismo gastronómico y las opciones gourmet están viviendo su momento más dulce.

Tal es así, que hasta el 42% de los encuestados afirmó haber acudido a un restaurante gourmet. El 17,5% aseguró que no, pero que le encantaría hacerlo. Los datos del estudio también arrojan luz sobre la asiduidad con la que visitan estos locales para “paladares sofisticados”: el 40% dice hacerlo habitualmente o una vez cada tres meses. No obstante, no es el único tipo de “gastronomía” que ha crecido, pues las comandas medias en restaurantes en centros comerciales se han incrementado un 4,7% este último año. Independientemente del tipo de local, eso sí, hasta el 76% prefiere el verano para acudir a ellos, mientras que el 14% elige la primavera, el 7% el invierno y el 3% el otoño.