Nosotros ya lo habíamos avisado. Que no clickeis en las aplicaciones que prometen no se el que a cambio de un click. Nadie da algo por nada. Pero claro, la curiosidad es una característica humana, y caemos como bobos. Y así los curiosos se infectan en redes sociales a través de mensajes y aplicaciones que prometen revelar grandes secretos. Para eso ya tenemos a Wikileaks, lo de Facebook, Twitter y otras redes sociales no son más que aplicaciones maliciosas. Y lo más probable es que tengas alguna ya instalada dentro de tu ordenador, porque uno de cada 5 usuarios la tiene.

¿Qué hacer? Sencillo. Si son los curiosos se infectan en redes sociales, hayq ue dejar de ser curioso, y fiarse solo de aplicaciones que conozcamos. Sino, no se quejen.

Noticia | La Vanguardia

Comments are closed.