Con el boom de las redes sociales, no son pocos los políticos que se han sumado al fenómeno y han abierto una cuenta en Twitter, Facebook o Tuenti. Pero ¿realmente sirven estas cuentas? Realmente tienen un fin, o ¿son pura comunicación propagandística gestionada por expertos en comunicación que saben lo que la audiencia quiere escuchar?.

Según Hugo Lara, periodista de El Faro Digital esto no es más que la farsa llevada a la red. Sin embargo, yo no comparto la misma opinión. Los canales sociales han demostrado ser una gran fuente de comunicación, una comunicación bilateral, capaz de hacer que el receptor se convierta en emisor y viceversa, y eso es lo que se busca en la sociedad actual.

Un ejemplo de que las redes sociales funcionan en política fue el resultado de las elecciones en las que Obama se proclamó presidente de los EE.UU, en la cual las redes sociales jugaron un papel fundamental.

Lo que de verdad creo es que se necesita ser un gran comunicador para saber gestionar de forma correcta una cuenta política en las redes sociales, para que consiga ser efectiva y no un símbolo de burla como sucede a menudo.

Comments are closed.