Los hashtags para acceder a pornografía desde TikTok suman más de 239 millones de visualizaciones

Según el último Annual Data Report elaborado por Qustorio, se ha detectado en TikTok, una plataforma donde los menores pasan de media 75 minutos al día, una serie de códigos de lenguaje con los que todo el mundo puede acceder y compartir contenido pornográfico, independientemente de su edad. En concreto son dos etiquetas: #youtubenaranja y #youtubeazul

Internet es una ventana que abre un mundo lleno de infinitas posibilidades con un solo clic, y se ha convertido en el principal lugar de consulta, comunicación, trabajo, estudio y entretenimiento. De hecho, el consumo digital ha aumentado significativamente en los últimos años, especialmente entre los menores, alcanzando una media de 730 horas al año, según un nuevo informe publicado por Qustodio, plataforma líder en seguridad online y bienestar digital para las familias. Además, la edad promedio a la que las personas comienzan a usar la tecnología e Internet es cada vez menor, lo que aumenta el riesgo de acceder a contenido inapropiado, incluida la pornografía.

Si bien es un tema incómodo para las familias, y muchos no creen que sus hijos vayan a consumir este tipo de contenidos, nuevos datos de la Fundación de Ayuda contra las Drogodependencias (FAD) muestran que los menores están empezando a ver contenidos y consumir este tipo de contenidos. el contenido entre los 8 y los 12 años sigue siendo el mismo entre los 13 y los 17 años. Según el informe «Información sexual: pornografía y adolescencia» (Mis) publicado por Save the Children, casi el 10% de los menores habían estado expuestos a pornografía antes de los 10 años y el 53,8% habían estado expuestos a pornografía antes de los 13 años. contenido

En muchos casos, el principal motivo que los lleva a buscar y consumir este tipo de contenidos suele ser la falta de información y educación sexual por parte de los padres, lo que ha hecho que para 3 de cada 10 menores la pornografía sea su único recurso para aprender sobre sexualidad, de acuerdo con Save The Children. Pero, en otras ocasiones, el consumo o acceso llega de manera accidental mediante redes sociales.

En las redes sociales se crean, utilizan y difunden diferentes hashtags con el objetivo de promocionar contenidos, promover iniciativas, crear tendencias o aumentar el número de seguidores, pero no siempre son inofensivos. De hecho, ha nacido una nueva tendencia en TikTok, plataforma en la que los menores emplean una media de 75 minutos diarios, según el último Annual Data Report de Qustodio, que permite, mediante el uso de unos códigos de lenguaje, que cualquier persona pueda acceder, compartir y difundir contenido pornográfico independientemente de su edad.

Las etiquetas utilizadas son #youtubenaranja y #youtubeazul y, aunque a simple vista no parece que indiquen una señal de alarma, detrás de cada una de ellas se esconden dos grandes páginas de contenido pornográfico. #youtubenaranja cuenta con un total de 121.3 millones de visualizaciones dentro de la plataforma y hace referencia a Pornhub, una de las páginas de pornografía más grandes que existen. Por su parte, #youtubeazul suma 118 millones de visualizaciones y alude a XXNX vídeos, otra plataforma de contenido sexual.

Esto no significa que TikTok cuente con contenido pornográfico, sino que muchas personas utilizan esta plataforma para llegar a un mayor público o para hacerse publicidad mediante el uso de esos hashtags. El problema es que esto es algo muy complicado de moderar dentro de la aplicación, ya que estas etiquetas están creadas para saltarse los algoritmos de control y pueden ir modificándose a lo largo del tiempo para poder seguir difundiendo este tipo de contenido sin levantar sospechas alrededor de una etiqueta.

“Este tipo de tendencias dentro de las redes sociales reafirman aún más la idea de la necesidad de una educación digital urgente para familias, centros educativos y menores” afirma Eduardo Cruz, CEO de Qustodio. “Los padres y madres deben conocer el entorno digital y fomentar el uso responsable con sus hijos sin olvidar nunca el acompañamiento inicial, la comunicación abierta y el apoyo en herramientas que permitan crear rutinas digitales equilibradas, seguras y saludables que eviten al máximo la exposición a contenidos inapropiados y los riesgos que estos conllevan”.

Ir arriba