El phishing financiero alcanzó sus niveles más altos en 2016

Vivimos en un mundo donde la tecnología se ha convertido en pieza fundamental de nuestra vida. Raro es encontrarse a una persona que no se conecte a Internet a lo largo del día, ya sea desde un equipo informático o bien desde su dispositivo móvil. Este aumento en el uso de la red, ha traído consigo la aparición de muchos problemas de seguridad que crecen cada día. Uno de ellos es el conocido como phishing financiero, que el pasado año 2016 alcanzó sus niveles más altos.

Ataques para conseguir dinero

Casi la mitad de los ataques de phishing (correos electrónicos con contenido fraudulento o simulando ser páginas web legítimas) registrados en 2016, tenían como objetivo hacerse con el dinero de sus víctimas. Si estos datos los comparamos con el año 2015, el número de ataques phishing financieros en 2016 creció un 13,14%. Esto supone un 47,48% del conjunto de todos los ataques phishing identificados.

También te puede interesar: Seguridad Facebook, consejos prácticos

Durante el año 2016, las técnicas anti-phishing de Kaspersky Lab, fueron capaces de detectar cerca de 155 millones de intentos de acceso por parte de usuarios a páginas que resultaban ser falsas. De estos, más de 73,5 millones, casi la mitad, tenían su origen en ataques de phishing financiero con el objetivo de hacerse con información personal de los usuarios. Entre estos datos están el número de cuenta, el número de la seguridad social, contraseñas de la banca digital… Los cibercriminales intentan robar a sus víctimas utilizando esa información. Este año ha supuesto el nivel más alto de phishing financiero jamás registrado por Kaspersky Lab.

Phishing bancario se encuentra a la cabeza del phishing financiero

Computer Crime: Internet Phishing a login and password concept

Como no podía ser de otra forma, el phishing bancario es el más utilizado dentro de este campo. Algo más de una cuarta parte de los ataques (25,76%), utilizaron información bancaria online falsa u otro tipo de contenido relacionado con bancos. Esto supone un crecimiento de 8,31 puntos porcentuales respecto a 2015. El porcentaje de phishing relacionado con sistemas de pagos y tiendas electrónicas, fue de 11,55% y 10,14% respectivamente, un aumento de 3,75 puntos porcentuales y de 1,09 puntos porcentuales frente a 2015. El porcentaje de phishing financiero detectado en ordenadores con MacOS fue del 31,38%.

También te puede interesar: 10 cosas que deberías saber sobre el spam

A los cibercriminales les gusta utilizar en sus estafas datos relacionados con los más importantes bancos multinacionales, sistemas de pago más populares y tiendas por internet y subastas de EE.UU., China y Brasil. La lista de marcas ha permanecido sin cambios de un año a otro, pues su popularidad sigue siendo alta y, por consiguiente, siguen siendo un objetivo lucrativo para los cibercriminales.

Medidas de seguridad para evitar el phishing

Si no queremos caer en las garras de este tipo de ataques, es recomendable que llevemos a cabo una serie de medidas de seguridad. Entre estas podemos destacar:

  • A la hora de pagar, comprobar siempre que la página web es legítima. La conexión debe estar protegida con https y el dominio debe pertenecer a la misma organización a la que se va a realizar el pago.
  • Hay que comprobar siempre que los emails que se reciben desde marcas conocidas son legítimos. Incluso aunque se nos solicite realizar algún tipo de acción de modo urgente, cómo cambiar la contraseña, etc. Si tenemos dudas de su legitimidad, tenemos que contactar con un representante del sistema de pagos o de nuestro banco, para comprobar que realmente ese ha sido el origen del correo que hemos recibido.
  • No hacer nunca clic en correos o páginas web si tenemos dudas de su legitimidad
  • Es conveniente también utilizar una solución de seguridad probada que contenga tecnología antiphishing basada en comportamientos. Esto facilitará la identificación incluso ante los intentos de phishing más recientes que todavía no hayan podido ser incorporados a las bases de datos.

Ya sabéis, si no queréis caer en manos de algún atacante, abrir bien los ojos a la hora de utilizar Internet.