Rebajas invierno 2022: mismas garantías que el resto del año

La llegada de un nuevo mes de enero trae consigo las tan deseadas rebajas de invierno con las que conseguir esos productos tan necesitados a un precio más reducido. Lo que todo el mundo debería tener claro, es que esa reducción en el precio no debe significar que también se vean reducidos los derechos, tal y como comentan desde Reclamador. Para que todo el mundo acuda a las compras con garantías de no ser estafado, os compartimos los 8 derechos más importantes que debéis tener claros a la hora de adquirir un producto rebajado.

La garantía legal de los productos rebajados

Los artículos rebajados tienen la misma garantía que los adquiridos fuera de este periodo. Es decir, el menor precio del producto rebajado no supone una menor protección del consumidor.  La garantía legal del artículo comprado en rebajas debe ser idéntico a la garantía con la que cuenta cualquier artículo nuevo comprado fuera del periodo de rebajas. A partir de este año, la garantía pasa de dos a tres año, con la excepción de la compra de bienes o servicios digitales.

Compras online

No hay que confundir bienes o servicios digitales con las compras online, porque lo primero afecta al objeto, es decir, lo que se compra, y lo segundo, a la forma. Esto es, presencialmente o a distancia.

En este sentido, la compañía online de servicios legales aclara que las compras online tienen las mismas garantías y obligaciones que las que se hacen en la tienda física.

Devolución de artículos comprados en rebajas

Al igual que ocurre el resto del año, en los productos adquiridos en establecimiento físicos, por ley, el consumidor tiene derecho a devolución de la compra únicamente en caso de defecto de fábrica. 

El cambio o devolución por otros motivos, por ejemplo, se trata de un artículo de textil cuya talla no es la correcta, es una cortesía comercial del establecimiento, siempre y cuando no esté dentro del periodo de desistimiento, del que hablamos a continuación. Es decir, el establecimiento físico no está obligado a aceptar cambios o devoluciones. 

Eso sí, si durante el resto del año dicho establecimiento, como cortesía, anunciaba una política de cambios o devoluciones, y en rebajas se modifica, debe ser claramente anunciado por el establecimiento, de lo contrario, debería mantenerse en los productos rebajados. 

Derecho de desistimiento

Hay un plazo de 14 días para rescindir el contrato sin justificar el motivo. Tanto si se trata de una compra online, como de una realizada en tienda física, el consumidor tiene derecho a desistir de la misma. Esto es, tiene derecho a devolver en un plazo de 14 días naturales (contando sábados, domingos y días festivos) desde que recibió el artículo sin dar ninguna explicación por ello. Y el vendedor tiene la obligación de devolver el precio. Este derecho se mantiene en rebajas. 

Más allá de esos 14 días, el aceptar cambios y devoluciones dependerá de la política de cada comerciante.

Si en el ticket cuando es compra física, o en la comunicación de la tienda online no se informa de este derecho, el plazo para desistir se amplía a doce meses.

Métodos de pago en este periodo

Se trata de un caso similar al de los cambios o devoluciones. El establecimiento no está obligado a aceptar el pago con tarjetas o puede poner, por ejemplo, un mínimo. Pero si el establecimiento admitía el pago con tarjetas y en el periodo de rebajas, o en los productos rebajados, no permite utilizar las tarjetas de crédito o débito, debe especificarlo claramente. 

Derecho a recibir el ticket de compra 

Exigir y conservar el ticket o factura es fundamental ya que es la garantía del producto y lo que le será requerido al consumidor para realizar cualquier gestión con posterioridad a la compra.

De este modo, el comerciante no puede negar el ticket o factura a su cliente por adquirir un producto rebajado. El consumidor tiene derecho a obtener este documento, recalca reclamador.es.

Si aún así no disponemos del ticket (porque lo hemos perdido o se ha destruido), cualquier documento que acredite la compra (como el cargo en tarjeta, donde se identifica el origen y el importe de la misma), ha de ser admitido.

Los productos no pueden presentar defectos

Los productos rebajados tienen que tener la misma calidad que siempre: la ley no permite que se vendan como rebajados productos defectuosos.

Cuando el usuario se encuentra, aclara reclamador.es, ante la venta de un producto con descuento por estar deteriorado, no es el mismo caso que cuando se halla ante una venta en rebajas: no se considera una venta en periodo de rebajas aquellos productos que cuentan con algún defecto.

En definitiva, los productos puestos a la venta en rebajas deben estar en perfecto estado y superar los estándares fijados de calidad. 

Se debe mostrar el precio anterior y el nuevo precio

El comerciante está obligado a informar del periodo concreto de duración de las rebajas. Para que se considere un periodo como rebajas, los descuentos deben afectar, al menos, al 50% de los artículos que tiene a la venta y estos deben estar claramente separados e identificados de aquellos productos a los que no les afectan los descuentos. 

Es más, el comerciante debe mostrar el precio anterior y el nuevo precio en el etiquetado del producto. Esto para que el consumidor pueda ver cuál es la rebaja de precio que se ha producido en el artículo objeto de su interés.

 En este sentido, la Comisión Europea acaba de publicar unas directrices por las que se establece que el precio anterior debe ser el aplicado, como máximo en los 30 días anteriores. Esto se hace para evitar que se aumente el precio durante un breve período de tiempo para reducirlo posteriormente y presentar la rebaja como una reducción considerable del precio, cuando no es tal. Igual sucede cuando la rebaja consiste en un porcentaje (“precios al 50%”).

Ir arriba