Ciberseguridad, la asignatura pendiente para los más pequeños

Los niños de hoy en día se mueve por la red como peces en el agua. Prácticamente desde que nacen están en contacto con dispositivos digitales. Se puede decir que aprenden antes a coger un smartphone que un vaso para beber. Pero a pesar de esto, poco o nada saben de la ciberseguridad, por lo que son más factibles de sufrir algún tipo de ataque al utilizar estos dispositivos.

El ciberacoso a menores en España ha aumentado un 65% en los últimos 5 años según datos recogidos en el Sistema Estadístico de Criminalidad del Ministerio del Interior entre enero y octubre de 2017. Esto no es de extrañar ya que nadie les ha enseñado a protegerse. La mayoría de los adultos tampoco tienen conocimientos en esta materia y los planes de estudio no contemplan la seguridad cibernética como asignatura.

Amplio listado de amenazas

Son muchas las amenazas a las que pueden ser sometidos los más pequeños. Nos podemos encontrar el ciberbulling, phising, malware o divulgación de datos personales, por citar algunos. Debido a esto, la compañía española especializada en ciberseguridad All4sec, reivindica la importancia de educar a los más pequeños en materia de ciberseguridad y aplaude iniciativas como el Premio Enise a la mejor iniciativa escolar en materia de ciberseguridad, organizado por el Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE). El objetivo de este premio es dar a conocer y recompensar el esfuerzo de centros escolares que hayan puesto en marcha algún proyecto en materia de ciberseguridad, para fomentar el uso seguro y responsable de la tecnología e Internet en los centros educativos o la capacitación y promoción del talento en ciberseguridad.

Iniciativas como ésta contribuyen a concienciar sobre los peligros de la red, promover el talento en materia de ciberseguridad y ensalzar el potencial existente en las aulas.

Pautas digitales básicas

Para mantener la seguridad de los más pequeños a la hora de moverse por Internet, es importante tener presente estas pautas.

  • Hacerles entender que no se trata de un juego. Que no den nunca sus datos personales a personas que no sean de su confianza.
  • Enseñarles a crear contraseñas complejas que puedan recordar o guardar en sitio seguros.
  • Advertirles de que nunca deben responder a mensajes de desconocidos o añadir amigos a sus redes sociales que no conozcan.
  • Enseñarles a utilizar programas que les pueda ayudar a proteger su ordenador, como el antivirus para el malware o el addblock para navegar sin publicidad perniciosa.
  • Prestar atención a cualquier cambio o actitud con respecto al tiempo que pasan en la web.
  • Desactivar las compras en línea o establecer controles parentales en sus dispositivos para controlar su uso.
  • Concienciar sobre las autorizaciones de acceso a medios (micrófonos, posición…) y datos de sus dispositivos que a menudo tiene la instalación de una aplicación, un juego o el simple acceso a una red social.
  • Establecer una conexión VPN en el hogar para estar seguros que ningún ciberdelincuente tenga acceso.
  • Enseñarles a pedir ayuda en el caso de que tengan problemas

Tampoco hay que olvidar que nuestros menores serán quienes desarrollen las tecnologías del futuro. Una base educativa sólida en materia de ciberseguridad, es imprescindible para concienciar e inspirar a los futuros expertos en la materia y contribuir a construir un ciberespacio más seguro para todos.